Hand Off: Apoyo a Derechos Humanos en Filipinas

09 December 2019 16:14


 

Cada 10 de diciembre se celebra el Día Internacional de los Derechos Humanos. Fue establecido por las Naciones Unidas para marcar y celebrar la Declaración Universal de Derechos Humanos adoptada en 1948. En 2019, la Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera se unirá a otras Federaciones Sindicales Internacionales en un Día de Acción Global para manifestarse en contra de las violaciones a los Derechos Humanos en Filipinas. Apoyaremos a quienes luchan, a menudo en circunstancias desesperadas, por las libertades básicas y la democracia. Hemos instado a las organizaciones afiliadas a la ICM a que se unan a otros sindicalistas y partidarios de los derechos humanos para demostrar al Gobierno de Filipinas que sus violaciones son preocupaciones mundiales y para mostrar a quienes resisten valientemente la opresión que no están solos.

Lamentablemente, Filipinas es uno de los muchos Estados "rebeldes" que violan los Derechos Humanos. El creciente autoritarismo en el país se basa en el uso de técnicas de represión "antiguas" como asesinatos, violencia física e intimidación, algunas de las cuales son fácilmente identificables por las autoridades. El país también construye una manipulación muy sofisticada de la opinión pública a través de propaganda en red que genera amenazas, inseguridad y confusión. Tales métodos crean una atmósfera de miedo y desconfianza y dan resultados efectivos sin tener que abolir las elecciones. En otras palabras, las apariencias de la democracia se mantienen incluso cuando su significado en la práctica es vacío.

Brutalidad

A principios de este año, en junio, el Secretario General de la ICM Ambet Yuson describió brevemente los brutales ataques contra sindicalistas a los miembros del Comité de Normas de la OIT en la Conferencia Internacional del Trabajo. Describió asesinatos y ataques extrajudiciales contra sindicalistas.

Yuson también habló sobre el asesinato de Dennis Sequeña, del Partido Manggagawa, cuando se encontraba en un seminario sindical dirigido a trabajadores de la zona de procesamiento de exportaciones y sobre el asesinato de Nonoy Palma en su casa, un agricultor del sur de Filipinas, así como de muchos otros, incluidos José, Ryan y Nelly, Villegas, Angelipe, Peter, Dodong, Morena, Duaguit, Bingbing y Jomarie. Aunque literalmente mencionó sus nombres, estos son solo algunos de los 43 sindicalistas o defensores de los derechos humanos y de los trabajadores que se conoce que han sido sacrificados en los últimos dos años.

Hizo hincapié en que el asesinato no debería ser parte de las relaciones laborales y, en el organismo más importante y autorizado para los derechos de los trabajadores del mundo, pidió el fin de la impunidad, diciendo: "ya es suficiente". Apeló a la acción inmediata de la OIT. Yuson no estaba solo. Su posición era la de todo el Grupo de los Trabajadores. El Grupo de los Empleadores y los gobiernos se unieron al llamado a la acción urgente. Eso fue en junio, pero el Gobierno de Filipinas aún no ha aceptado una Misión Tripartita de Alto Nivel de la OIT.

Propaganda en Red

El noventa y siete por ciento de los hogares en Filipinas reciben sus noticias de Facebook. Los enemigos de la libertad, muchos vinculados al gobierno de Duterte de una forma u otra, han convertido a Filipinas líder mundial en desinformación sofisticada y efectiva. Los objetivos de esta máquina de propaganda en red no tienen tiempo para responder a la primera mentira antes de ser sometidos a una docena más. Los activistas de la democracia y los derechos humanos, incluidos los líderes sindicales, reciben miles de ataques, incluidas amenazas de muerte contra ellos y sus familias, así como mensajes engañosos y perjudiciales.

Al mismo tiempo, la prensa independiente y los periodistas son hostigados, atacados e intimidados, de modo que los hechos son, en efecto, irrelevantes para la discusión pública, no solo en los órganos de toma de decisiones, sino también en pueblos y ciudades, vecindarios y familias.

En otras palabras, en un marco democrático de elecciones, estructuras legislativas, judiciales y otras estructuras de gobierno, ha nacido una cultura autoritaria. Se alimenta del miedo y combina amenazas con violencia en una mentalidad mafiosa.

Esperanza

Aunque las violaciones contra los Derechos Humanos en Filipinas son enormes, la situación está lejos de ser desesperada. Hay muchos activistas, líderes sindicales y otros líderes que no se rendirán. Continuarán luchando, educando y hablando. Incluso se están preparando para comprender mejor cómo funciona la propaganda en red y la están contrarrestando.

En el pasado, estas mismas personas han logrado que el gobierno retroceda, cambie las políticas o se limite al accionar democrático regular. Un ejemplo reciente es que tanto el Ministro de Defensa como el Ministro del Interior han recomendado públicamente al Presidente Duterte que la ley marcial finalice de una vez por todas en Mindanao, tan pronto como esta ley expire en un año. Ha habido muchos abusos contra los Derechos Humanos en esa región impuesto sobre sindicalistas, educadores, periodistas, pueblos indígenas y otros. Se temía que la ley marcial se convirtiera en una legislación nacional como lo fue bajo el Presidente Marcos (1972 a 1981, aunque los abusos de poder no terminaron hasta que se vio obligado a dejar el cargo en 1986).

Día de Acción Global

En apoyo al Día de Acción Global organizado por las Federaciones Sindicales Internacionales llamado "Hands Off Trade Unions", del 10 de diciembre, la ICM ha instado a sus organizaciones afiliadas en todo el mundo a unirse para pedir al Gobierno de Filipinas que:

  • Detenga los ataques y las etiquetas rojas impuestas a las organizaciones sindicales legítimas y a los activistas laborales;

  • Implemente las recomendaciones emitidas por la Comisión de Aplicación de Normas de la OIT en junio de 2019; y

  • Acepte la Misión Tripartita de Alto Nivel de la OIT enel país, con el fin de finalizar con el conflicto lo antes posible.

La ICM, con el apoyo de otras Federaciones Sindicales Internacionales, también ha:

  • Apoyado el llamado de nuestros sindicatos afiliados en Filipinas a instar a la Secretaria de Trabajo, Silvestre Bello, de DOLE, a intervenir con las fuerzas militares y policiales para:

  • Asegurar debates e investigaciones en los Órganos Tripartitos de Monitoreo, tanto a nivel nacional como regional, que se refieran a los recientes arrestos y redadas contra las organizaciones sindicales;

  • Expedir los 43 casos de ejecuciones extrajudiciales presentados por los sindicatos; y

  • Hacer cumplir las Directrices sobre Conducta del DOLE, DILG, DND, DOJ, AFP y PNP en relación con el Ejercicio de los Derechos de los Trabajadores.

La información sobre el Día de Acción Global de las Federaciones Sindicales Internacionales ya se ha proporcionado a través del sitio web de la ICM y está vinculada a lo aquí expuesto. Las acciones propuestas incluyen manifestaciones, cartas de protesta y el intercambio de fotografías de movilización.

El Secretario General de la ICM, Ambet Yuson, declaró: "Hoy, el Día Internacional de los Derechos Humanos es un momento importante para la lucha por estos derechos en Filipinas, incluidos los derechos sindicales y todos los demás derechos de los trabajadores. Agradecemos la participación de las organizaciones afiliadas a la ICM en esta movilización pensada para convencer al Gobierno de Filipinas de que respete su Constitución democrática, sus tradiciones de gobernanza y las normas internacionales del trabajo, y deje de ser un Estado renegado en nuestra comunidad global. A nuestros valientes miembros y otros activistas de Derechos Humanos en Filipinas, les enviamos nuestro respeto, admiración y apoyo. Su pelea es nuestra pelea".