África y Oriente Medio: Asbesto es una grave amenaza para la SST

La Oficina Regional de la ICM para África y Oriente Medio fortaleció su iniciativa contra el asbesto en la región como complemento de la campaña por el reconocimiento de la salud y seguridad ocupacional como un derecho fundamental de los trabajadores.


En una reunión virtual de la Red de Amianto de la ICM que tuvo lugar el pasado 18 de mayo, Bernhard Herold de Solidar Suisse-Suiza, Nigel Davies de CFMWEU-Australia y desde Sudáfrica, el experto en SST, Warren Manning se turnaron para compartir sus experiencias sobre la campaña enfocada en prohibir el uso de amianto en los lugares de trabajo. También se discutió amplliamente el Convenio de Rotterdam, un tratado multilateral sobre responsabilidades compartidas en la importación de productos químicos peligrosos, y su 10° Conferencia de Partes (COP), la cual tendrá lugar en julio, en Ginebra. 


La ICM aseguró que, en preparación para la COP, los afiliados de la región deben utilizar la Red de Asbesto como una plataforma constructiva para compartir y aprender de las experiencias de los demás. 


Como tal, la reunión, a la que asistieron 62 participantes de 20 países de África, Asia Pacífico y Europa, llegó a la decisión de intensificar las campañas nacionales contra el asbesto mediante la participación de los sus gobiernos nacionales.  


También se estableció un Comité Regional para dirigir la campaña. Este Comité estará presidido por Jane Ragoo de Mauricio. 


"El asbesto es un asesino silencioso de trabajadores. Es un problema grave de salud y seguridad que requiere atención urgente, en especial, a medida que continuamos pidiendo a las afiliadas de todo el mundo que se involucren y persuadan a los empleadores para que firmen nuestra declaración reconociendo la importancia de la SST", dijo Crecentia Mofokeng, Representante Regional de la ICM para África y Oriente Medio. 


Se ha informado que alrededor de 125 millones de personas en todo el mundo están expuestas al asbesto en los lugares de trabajo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que 107.000 personas que estuvieron expuestas al asbesto en los lugares de trabajo mueren cada año de cáncer de pulmón, mesotelioma y asbestosis relacionados con el asbesto.