ICM demanda a proveedor de IKEA respeto a derechos sindicales

La ICM instó a un proveedor de IKEA en Gornji Podgradci, Bosnia y Herzegovina, a respetar y reconocer los derechos sindicales de sus trabajadores. 

En una carta inicial enviada a Nova Dipo Company el 17 de septiembre de 2020, el Director Global de Madera y Silvicultura de la ICM, Coen van der Veer, puso en evidencia las violaciones cometidas por la empresa contra la libertad sindical y las malas condiciones de trabajo. También solicitó a la empresa que permita a los miembros electos del Comité Sindical continuar con su trabajo, hablar con sus colegas y comenzar negociaciones colectivas.  

Se informó que los gerentes de la empresa, unilateralmente y sin la debida justificación, sometieron a 11 dirigentes sindicales a una "licencia pagada forzosa" y contrataron a nuevos trabajadores para sustituirlos. Esto fue confirmado por historias narradas por los trabajadores a la ICM y a través de su "Caravana de historias de los trabajadores", una campaña para permitir que los trabajadores de IKEA en diferentes países compartan sus experiencias laborales. 

Los trabajadores entrevistados por el Sindicato de Silvicultura, Procesamiento de Madera y Papel de la República de Srpska, afiliado a la ICM, dijeron que su intento de organizarse como sindicato fue recibido con hostigamiento por parte de la dirección de la empresa. Informaron que los miembros electos de su Comité Sindical fueron enviados con licencia pagada, otros miembros del sindicato fueron discriminados, amenazados con rescisiones de contratos e incluso heridos físicamente.

Los trabajadores también dijeron que sufren de condiciones de trabajo extenuantes y deficientes estándares de salud y seguridad ocupacional. Narraron cómo se les exige trabajar de 9 a 10 horas todos los días sin pago de horas extras en medio de la falta de compromiso de la empresa para proporcionar transporte.

Nova Dipo, en una carta de respuesta enviada a la ICM el 2 de octubre, negó todos los cargos y dijo que estaba abierto al diálogo. Sin embargo, continuó negando a los 11 miembros electos del Comité Sindical el acceso a sus lugares de trabajo y no les permitió hablar con sus compañeros de trabajo. 

"La situación actual en la empresa Nova Dipo es una prueba clara de que la dirección no está comprometida con el respeto de la libertad de asociación de los trabajadores y el derecho a la negociación colectiva, tal y como lo exigen las leyes y normas nacionales e internacionales, así como el código de conducta de IWAY. Le hemos dado a la gerencia diez (10) días hábiles para suspender su política de 'licencia paga forzosa' impuesta a los miembros del Comité Sindical, con el fin de permitir a los dirigentes sindicales el acceso total al lugar de trabajo. De lo contrario, presentaremos las quejas correspondientes contra la empresa ante todos los mecanismos de quejas disponibles", dijo van der Veer.   


Para leer la carta inicial enviada a Nova Dipo, puede dar clic en el ícono rojo.