Copa del Mundo de la FIFA Rusia 2018: en memoria de 21 trabajadores muertos


 

En la apertura de la Copa del Mundo de la FIFA Rusia 2018, la ICM y sus 12 millones de miembros en todo el mundo expresan sus condolencias a las familias de los veintiún trabajadores de la construcción que murieron durante la construcción de los estadios de este mega evento deportivo

“Como fanáticos del fútbol, estaremos animando en las gradas de los estadios recién construidos, pero también debemos mantener un momento de silencio en memoria de los trabajadores de la construcción que perdieron la vida en la construcción de los estadios", dijo Ambet Yuson, Secretario General de la ICM.

“Es en su memoria que la ICM continuará exigiendo mejores medidas de seguridad en las Copas del Mundo futuras, con el fin de evitar futuras muertes", dijo.

El 7 de junio, el Comité Mundial de la ICM adoptó su informe Foul Play: fracasos de la FIFA en la Copa del Mundo Rusia 2018, "el cual examina los compromisos de la FIFA en materia de derechos humanos adoptados en mayo de 2017, con el fin de anclar el respeto por los derechos humanos en la licitación y nuestras relaciones con terceros".

La ICM reconoce que la política de derechos humanos de la FIFA y el enfoque general para la integración de los derechos humanos han cambiado de manera importante desde el 2015.

Basado en la experiencia de la ICM, del Sindicato Ruso de Trabajadores de la Construcción (RBWU) y tras 35 visitas de inspección conjunta durante el período de octubre de 2016 a marzo de 2018, el informe de la ICM identifica un catálogo de fallas relacionadas con los derechos de los trabajadores en los sitios de construcción de estadios.

Estas incluyen prácticas de contratación abusivas para los trabajadores migrantes, falta de contratos de trabajo, salarios regulares y decentes, graves violaciones de salud y seguridad ocupacional, requisitos para trabajar en clima extremadamente frío y alojamiento sórdido y antihigiénico proporcionado por el empleador. El informe hizo varias recomendaciones a la FIFA sobre cómo implementar sus compromisos de derechos humanos de manera efectiva.