Ucrania: Nueva Ley Laboral - Malas noticias para los trabajadores en Año Nuevo

11 January 2020 10:45

El 28 de diciembre de 2019, el Gabinete de Ministros de Ucrania presentó ante la Verkhovna Rada (Parlamento de Ucrania) un proyecto de ley laboral y dos leyes de respaldo. Esta legislación propuesta ha sido fuertemente criticada por los sindicatos ucranianos y el movimiento sindical internacional.

Las preocupaciones sobre la ley saltaron a la luz antes de que el borrador se hiciera público. Las Centrales Sindicales Nacionales no fueron consultadas en el desarrollo del documento. Por el contrario, el gobierno trató el texto como un documento secreto y fue ocultado a los sindicatos y al público. Las organizaciones sindicales solo vieron una copia de la propuesta debido a que un "experto" la filtró. 

Además, el gobierno no buscó la asistencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el proceso de desarrollo de la nueva legislación laboral. La OIT alienta a los gobiernos a consultar e involucrar plenamente a las organizaciones de trabajadores y empleadores en dichos procesos, así como a utilizar las normas internacionales del trabajo como orientación.  

Las Centrales Sindicales Nacionales organizaron acciones de protesta pública y pidieron al gobierno que realice consultas serias y de buena fe con los sindicatos. El movimiento laboral internacional también apoyó a los sindicatos ucranianos. El Consejo Regional Paneuropeo de la CSI (PERC) pidió al gobierno de Ucrania que retire el borrador y solicite asistencia técnica de la OIT. Solo unos días después, la Confederación Europea de Sindicatos (CES) se comprometió a plantear el problema a la Comisión Europea y al Parlamento, ya que el proyecto de ley contradice el Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la Unión Europea.

Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos sindicales para llevar al gobierno ucraniano a la mesa de negociación y a consultas reales sobre el proyecto de ley laboral, el gobierno parece haberse centrado en apoyar al Gran Capital y atraer la inversión. Con esto, el gobierno está ignorando el costo humano y las consecuencias para los trabajadores y la democracia que esta decisión significa.

La ley laboral propuesta incluye 99 artículos y contiene disposiciones para permitir que los empleados sean despedidos sin causa y con poca anticipación. De igual manera, permite contratos laborales individuales a corto plazo, incluidos contratos de cero horas y largas horas de trabajo mal remuneradas. También debilita las garantías de protección social, incluida la protección por maternidad. El borrador será un paso hacia atrás en los derechos individuales y colectivos de los trabajadores. En caso de que esta ley no se apruebe, se prepararon dos leyes de respaldo para garantizar que las enmiendas a la legislación actual aseguren la reforma laboral gubernamental. 

"Este es el peor "regalo" de Año Nuevo que el gobierno podría hacerle a su propia gente. Esta nueva ley viola las obligaciones internacionales asumidas por el país en relación con el combate contra la pobreza, la protección de los derechos humanos del pueblo ucraniano y la garantía de una vida y trabajo decente. También amplía considerablemente la capacidad de los empleadores para gestionar empresas sin respetar los derechos humanos de los trabajadores, incluidos sus derechos sindicales. La ICM y sus afiliados con más de 12 millones de miembros en todo el mundo se unen a los trabajadores ucranianos en su lucha contra los neoliberales ataques a los derechos laborales", dijo Coen van der Veer, Representante Regional de la ICM para Europa. 

Los sindicatos ucranianos planean organizar más acciones de protesta en enero, incluidas manifestaciones en Kiev los días 15 y 16. Buscan llevar al gobierno a la mesa de negociación y entablar discusiones reales y serias sobre los cambios en la legislación laboral antes, y no después, de su entrada en vigor. También apelarán al Presidente Volodymyr Zelensky para que abra el proceso. Si estos intentos fracasan, los sindicatos están preparados para lanzar una campaña nacional completa, que podría incluir acciones sindicales en el sector industrial. 

Al comentar sobre la situación de Ucrania, el Secretario General de la ICM, Ambet Yuson dijo: "Estamos muy preocupados por los cambios propuestos en la legislación laboral en Ucrania y apoyamos plenamente la posición de PROFBUD y el resto del movimiento sindical nacional. Hay fallas graves en el proceso y en la sustancia de las leyes. Las leyes de tanta importancia para los trabajadores y sus sindicatos nunca deben desarrollarse en secreto. Los procesos abiertos y transparentes son la esencia de la democracia. El contenido de los proyectos de ley no debe ignorar las normas internacionales del trabajo, incluidas algunas que han sido ratificadas por Ucrania. Hay tiempo para arreglar estos cambios. Instamos al gobierno a que lo haga".