Panamá: SUNTRACS exige reintegración de 9.000 trabajadores suspendidos

En medio de la imposición de una nueva cuarentena total a causa del COVID-19 en Panamá durante el mes de enero, el Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (SUNTRACS) se mantiene en protesta y movilizaciones en las calles, con el fin de exigir al gobierno el respeto a la autonomía sindical y la reapertura de los puestos de trabajo de los obreros suspendidos como resultado de la pandemia. 

Desde noviembre del año pasado, SUNTRACS ha estado exigiendo la reintegración de 9.000 trabajadores de la construcción que fueron suspendidos durante el 2020. Esta reintegración restablecería el número de trabajadores en la industria antes de la pandemia a 23.000. 

"Proponemos revitalizar los proyectos de construcción siempre que estos respeten estrictamente los protocolos de seguridad y salud monitoreados por nuestros delegados sindicales", dijo Saúl Méndez Rodríguez, Secretario General del SUNTRACS. 

A la espera de la reapertura de puestos de trabajo, el SUNTRACS también exige una asignación mensual de PAB 500 (USD 498) para todos los trabajadores suspendidos. 

El sindicato también ha protestado en contra de la aprobación del Decreto Ejecutivo No. 228 emitido por el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (MITRADEL) el pasado mes de diciembre. SUNTRACS explicó que si bien el decreto aprueba las asambleas sindicales virtuales, el gobierno ha indicado que es obligatoria la presencia de un representante de MITRADEL en dichas sesiones virtuales. El Decreto establece que cualquier asamblea en línea donde un MITRADEL no esté presente no será registrada.

"No toleraremos esta clara violación de la autonomía sindical. Si es necesario, acudiremos a la OIT para exigir el diálogo social y preservar la autonomía de nuestros sindicatos. No permitiremos que el gobierno se aproveche de la pandemia para socavar aún más los derechos laborales, reducir la protección social e interferir con nuestros asuntos sindicales internos", finalizó Méndez.