Perú: Trabajadores de Artesco-Staedtler denuncian prácticas antisindicales

Los trabajadores de ARTESCO en Perú, filial de Staedtler Alemania, realizaron una acción de protesta la semana pasada frente a las instalaciones de esta empresa para denunciar la ruptura de las negociaciones colectivas, la suspensión perfecta de labores impuesta a dirigentes sindicales durante la cuarentena provocada por el COVID-19 y otras prácticas antisindicales.

El sindicato SUTRART indicó que las negociaciones para la renovación de su Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) se vieron suspendidas debido a que la empresa se negó a mantener, como mínimo, los términos y condiciones establecidos en el CCT anterior. 


"Conscientes de la crisis provocada por el COVID-19 en el país, hemos solicitado a la empresa que mantenga al menos las condiciones básicas previstas en nuestro anterior CCT. Lamentablemente, la empresa también nos negó esta petición", dijo el Secretario General de SUTRART, Marco Tiburcio Salazar.  


SUTRART dijo que la empresa ha recurrido a numerosos esquemas antisindicales como la implementación de la "suspensión perfecta de actividades", un concepto legal peruano que permite a las empresas paralizar sus operaciones durante una crisis y enviar a sus trabajadores a casa sin pagar sus salarios o algún tipo de compensación. El sindicato dijo que la empresa no tiene base legal para aplicar a este tipo de suspensión, debido a que no detuvo por completo sus operaciones. ARTESCO Perú incluso ha pedido a los trabajadores no sindicalizados que se presenten a trabajar, dejando excluidos a trabajadores que sí están sindicalizados. 


Según informa el sindiato, la empresa ha solicitado extender la implementación de la "suspensión perfecta de actividades" hasta enero de 2021. Si esto se lleva a cabo, más de 50 afiliados del sindicato, que no han recibido sus salarios desde marzo (cuando la empresa inició el primer proceso de cese colectivo por la pandemia), deben esperar hasta el próximo año para regresar a trabajar. 


Actualmente, alrededor de 200 trabajadores ya se han visto obligados a renunciar y aceptar pagos injustos debido a la obstinada negativa de la empresa de negociar con el sindicato. 


Aparte de esto, el sindicato reporta que la empresa está empleando otros esquemas para hostigar a los trabajadores, como pedirles que se desafilien del sindicato si es que desean ser llamados a trabajar e ignorar la representación del sindicato al comunicarse directamente con los trabajadores en lugar de con el sindicato. 

 

La ICM ha extendido su apoyo y asistencia a SUTRART a través de comunicaciones con la gerencia local y con Staedtler Alemania para llamar la atención de la empresa sobre los problemas y preocupaciones planteados por los trabajadores de su filial en Perú. 


La ICM e IG Metall tienen, actualmente, un Acuerdo Marco Internacional (AMI) con Staedtler.