Protestas masivas estallan en todo el mundo contra la "marea creciente" de olíticas contra trabajadores

Las protestas masivas organizadas por trabajadores estallan en muchos países, incluso cuando la pandemia COVID-19 se desata en todo el mundo. El Secretario General de la ICM, Ambet Yuson apoya las protestas organizadas por los sindicatos afiliados a la ICM en los Estados Unidos, Ucrania, India, Filipinas, Hong Kong e Indonesia. La ICM calificó estos movimientos como "un esfuerzo de lucha contra la creciente marea de políticas anti-obreras y antidemocráticas" implementadas por muchos gobiernos con el pretexto de responder a la actual crisis de salud global. 

"El mensaje es claro. Los sindicatos no permitirán que los gobiernos y los empleadores utilicen la pandemia como medio para revertir los derechos y las victorias de los trabajadores. No les permitiremos introducir un "nuevo mundo normal" donde los derechos de los trabajadores se vean afectados. Los trabajadores darán pelea y avanzarán para construir un futuro mejor", dijo Yuson.  

En Ucrania, el Sindicato de Trabajadores de la Construcción y Materiales de Construcción de Ucrania (PROFBUD), afiliado a la ICM, junto con otros sindicatos organizó un día nacional de acción el 30 de junio contra la intención del gobierno de aprobar una ley antisindical. La ICM también se unió a la Acción Solidaria Sindical Mundial para expresar su pleno apoyo en la oposición a esta ley, la cual no solo es contraria a la Constitución de Ucrania, sino también a los Convenios Fundamentales de la OIT. 

En India, los afiliados de la ICM se unieron a una protesta nacional el 3 de julio contra la suspensión de las leyes laborales en varios estados indios y la decisión del gobierno nacional de privatizar industrias y sectores clave. Los sindicatos exigieron la aplicación de una "carta de demandas de 12 puntos", la cual incluye la seguridad social universal para todos los trabajadores, el rechazo de la inversión extranjera directa en sectores centrales y cero enmiendas a la legislación laboral a favor de los empleadores. 


Mientras tanto, en Indonesia, el gobierno está tratando de aprobar la ley Omnibus sobre creación de empleo, que según muchos trabajadores, conducirá a más despidos masivos y salarios reducidos. Los afiliados de la ICM lanzaron varias acciones para oponerse al proyecto de ley y se unieron a una amplia movilización contra la medida propuesta el 16 de julio.  

Nagkaisa, la mayor coalición de centrales laborales de Filipinas, también está en medio de la batalla contra una nueva Ley Antiterrorista que amenaza con socavar y dañar los derechos humanos, en particular los derechos sindicales. Los sindicalistas filipinos realizaron grandes acciones de protesta y el 17 de julio presentaron una petición ante la Corte Suprema de Filipinas, exigiendo al tribunal superior que anule la medida y la catalogue como inconstitucional. 

Del mismo modo, los sindicatos de Hong Kong continúan luchando contra una nueva ley de seguridad nacional que penaliza los llamados actos de secesión, subversión, interferencia extranjera y terrorismo. Desde entonces, han recurrido a formas creativas para expresar su disenso después de que China haya comenzado a implementar completamente la ley de seguridad y haya arrestado a personas que muestran lemas políticos ahora prohibidos.

En los Estados Unidos, decenas de miles de trabajadores estadounidenses abandonaron su trabajo el 20 de julio en más de dos docenas de ciudades estadounidenses en solidaridad con el movimiento Black Lives Matter y para conectar la desigualdad de ingresos con la injusticia racial. 


(Foto de Marcha Black Lives, cortesía de NBC)