Sindicato de Malasia impulsa reintegración de trabajadores

El Sindicato de Trabajadores de la Madera de Sabah (STIEU), afiliado a la ICM, logró un progreso significativo en su lucha por la reintegración de los trabajadores mal pagados que fueron despedidos por Fu Yee Corporation, un fabricante de madera dura y contrachapados. 

La Secretaria General de STIEU, Engrit Liaw, indicó que la empresa respondió positivamente a una carta enviada este mes por la ICM en la que se solicitaba la reinstalación de los trabajadores y la liberación del 50 por ciento restante de sus salarios que les fueron deducidos ilegalmente.  

"Fu Yee ahora ha comenzado a procesar los permisos de trabajo y los exámenes médicos de los trabajadores. Esperamos que la empresa se mantenga fiel a su palabra y reintegre a estos trabajadores a los puestos que les corresponden en la fábrica", aseguro Liaw. 

El sindicato ha informado que los trabajadores de Fu Yee han sido víctimas de estrategias antisindicales, discriminación y otras acciones sin escrúpulos por parte de la gerencia de la empresa. Desde marzo de 2020, STIEU denunció que los salarios de los trabajadores se redujeron arbitrariamente en un 50 por ciento. Los trabajadores también se enfrentan a la amenaza deuna deportación, pues la empresa canceló prematuramente sus permisos de trabajo. 

STIEU ha reportado esfuerzos para negociar con Fu Yee. En enero pasado, se firmó un Memorando de Entendimiento (MoU) en el que Fu Yee se comprometió a reintegrar a los trabajadores a los puestos que les corresponden en la empresa. Sin embargo, la empresa no cumplió con el MoU y procedió a rescindir prematuramente los permisos de trabajo de sus trabajadores. 

"Sin los documentos válidos, estos trabajadores ahora son vulnerables a la deportación y tendrían que pagar MYR 30 por día por quedarse más tiempo", aseveró Liaw.

Fu Yee afirmó que pediría al departamento de inmigración de Malasia que renunciara a dichas multas. Sin embargo, la empresa anunció que no brindará asistencia financiera si no se levantan las mencionadas multas. En cambio, Fu Yee ofreció reinstalar a los trabajadores bajo la condición de aceptar las deducciones salariales impuestas. 

"Este es un caso clásico de una gran corporación que explota a los trabajadores por codicia. Durante muchos años, Fu Yee ha continuado ofreciendo trabajo ilegal a los trabajadores migrantes, alentándolos a permanecer en el país mientras les ofrece un salario por debajo del salario mínimo requerido", denunció Liaw.  

"Ya es hora de que establezcamos una línea de acción en este tema. Ha habido demasiadas empresas que se han salido con la suya a través de prácticas poco éticas y antisindicales. Los que más se ven afectados son los trabajadores que terminan sin salario, sobreviviendo solo de la buena voluntad de otros afiliados del sindicato y afrontando el futuro con incertidumbre", finalizó Liaw.