Sindicatos de Turquía luchan contra intentos de enmienda a legislación laboral

Las principales Confederaciones Sindicales de Turquía se encuentran en campaña activa contra el intento del gobierno nacional por enmendar la actual Ley del Trabajo del país. A través de una Ley Ómnibus, el gobierno turco busca ampliar la cobertura de los contratos laborales de duración determinada, los cuales cubren a los trabajadores menores de 25 y mayores de 50 años y socava su derecho a la indemnización por despido. 


A través de diversas acciones de protesta en línea y fuera de línea, TURK-IS, DISK y HAK-IS han exigido el retiro inmediato de la propuesta de cambio de ley. Los sindicatos han advertido al gobierno sobre la posibilidad de huelga general si insiste en aprobar el proyecto de ley. En la década de 2000, el gobierno turco ha intentado enmendar la Ley del Trabajo y socavar el derecho a la indemnización por despido; beneficio que es considerado por el gobierno como una carga adicional para los empleadores. 


En junio pasado, el gobierno intentó transformar la indemnización por despido de los trabajadores en un sistema de fondos de pensiones, pero se vio frustrado por la fuerte resistencia de los sindicatos. 


Los sindicatos afiliados a la ICM, el Sindicato Turco de Trabajadores de la Construcción y la Construcción (YOL-IS), el Sindicato Turco de Trabajadores de la Industria del Cemento, Cerámica y Vidrio (CIMSE-IS), el Sindicato Turco de Trabajadores de la Industria de Madera y Papel (AGAC-IS) y el Sindicato de Trabajadores Forestales (ORMAN-IS), que están todos bajo el TURK-IS, también se unieron para oponerse a esta propuesta.


"Los afiliados de la ICM han organizado protestas en las calles y han hablado con varios medios de noticias nacionales y locales, con el fin de presionar al Parlamento a mantener el derecho de los trabajadores a la indemnización por despido. Creo que pronto podremos escuchar algunas noticias positivas", dijo el Presidente de YOL-IS, Ramazan Agar. 


Por su parte, el Representante Regional para Europa de la ICM, Coen van der Veer, señaló que lo que está sucediendo en Turquía es parte de una larga lista de las llamadas reformas que muchos gobiernos europeos están impulsando en nombre de la liberalización y la flexibilización. 


"Vemos estas 'reformas' como intentos claros y bien definidos de los gobiernos para limitar el progreso social que los sindicatos han logrado durante los últimos 100 años. Turquía y nuestras afiliadas no son nuevos en esto. A través de sus esfuerzos concertados, detendremos este último asalto a los derechos laborales y prevaleceremos", finalizó.