Trabajadores surinameses luchan contra violaciones de derechos laborales del Grupo Greenheart

(Fpto: Greenheart Group)

La Federación Sindical Progresista 47 (C-47), organización afiliada a la ICM en Surinam, exige el reintegro de los trabajadores sindicalizados que fueron despedidos y el pago de salarios en Greenheart Group NV, una empresa multinacional de extracción, procesamiento, comercialización, venta y suministro de madera y productos derivados.

C-47 junto a su sindicato base GGWO, que representa trabajadores en la planta, también exigen que se asegure equipo de protección personal (EPP) adecuado para garantizar la salud y seguridad ocupacional en la labor. C-47 ha denunciado que la empresa ignora toda medida tendiente a asegurar la salud y seguridad de los trabajadores; motivo por el cual, 22 obreros se vieron obligados a presentar una denuncia formal ante la gerencia, por falta de máscaras antipolvo. 

"No se trata únicamente de proteger a los trabajadores del polvo fino producido por el aserradero, sino también de asegurar las medidas mínimas para la prevención del COVID-19 en la planta", aseguró Robby Berenstein, Presidente de C-47. 

En respuesta, la empresa indicó a los trabajadores que utilizaran pañuelos húmedos para cubrirse la cara, en lugar de asegurar equipo de protección personal adecuado. Esto a pesar de que el Departamento de Inspección del Trabajo dictaminó que las máscaras proporcionadas en la actualidad por la empresa no eran seguras. Esto obligó a los trabajadores a fabricarse sus propias máscaras antipolvo y, en última instancia, a negarse a seguir trabajando en protesta por las insalubres condiciones en su lugar de trabajo. 

Según informes, la empresa tomó represalias ante la Comisión de Despidos del Ministerio de Trabajo a través de una solicitud formal de despidido contra los 22 trabajadores en paro. La empresa alegó pérdidas económicas causadas por el paro laboral de los trabajadores. No obstante, la solicitud fue rechazada por las autoridades, pues fallaron a favor de los trabajadores y sus sindicatos, al indicar que la solicitud era una práctica antisindical.

Un tribunal laboral también falló a favor de una denuncia formal presentada por los sindicalistas el 1 de octubre, ordenando a Greenheart N.V. que pagara los salarios pendientes que se adeudaban a los trabajadores desde mayo de 2020. 

Sin embargo, la empresa continúa negando a los trabajadores que ingresen a laborar. Tampoco ha pagado aún los salarios adeudados. 

En la actualidad, C-47 ha lanzado una campaña pública para denunciar la violación desenfrenada de los derechos sindicales y laborales por parte de la empresa y para obligarla a cumplir las órdenes de las autoridades.  

Greenheart Group posee actualmente el 60,4% de una de las concesiones forestales naturales más grandes de Surinam. Cuenta con operaciones integradas verticalmente y derechos de aprovechamiento de aproximadamente 184.000 hectáreas de madera dura de alta calidad.